Prisión permanente revisable

Rafael de Muller, abogado
Mayo 2018

La prisión permanente revisable es la máxima pena privativa de libertad, para delitos especialmente graves, que actualmente contempla el Código Penal.

1.- Introducción: Partidos políticos y opinión pública

El Código Penal fue reformado en 2015 con el único respaldo del PP, mientras que la oposición, a excepción de Ciudadanos, exige la derogación de esta reforma. Por este motivo, varios paridos políticos (PSOE, CiU, Izquierda Plural, UPyD, PNV y Grupo Mixto) recurrieron hace más de dos años al Tribunal Constitucional al entender que esta nueva figura vulnera cuatro artículos de la Constitución: la prohibición de penas inhumanas, el principio de proporcionalidad, la prolongación de la pena hasta la muerte del reo y la posibilidad de reinserción. Estos partidos políticos consideran la prisión permanente revisable una especie de cadena perpetua. El Tribunal Constitucional todavía no se ha pronunciado.

La reciente resolución del caso del asesinato de Diana Quer ha reavivado el debate sobre la prisión permanente revisable. Su familia, junto con la de otros menores asesinados brutalmente, como Mari Luz Cortés o Marts del Castillo han conseguido más de 2 millones de apoyos para mantener la prisión permanente revisable.

2.- Objetivo

El objetivo de esta pena es impedir que los delincuentes más peligrosos que no han demostrado capacidad de reinserción puedan volver a la sociedad, ya que pondrían en peligro la seguridad de las personas. El condenado solo puede recobrar la libertad si demuestra estar rehabilitado tras una serie de plazos (entre 25 y 35 años) y si previamente ha logrado acceder al tercer grado.

3.- Regulación y aplicación

La regulación está desarrollada en varios artículos del Código Pena (art. 32.2.a, 35, 36.1 y 3, 78 bis y 92. Entró en vigor el 1 de julio de 2015 como parte de la Ley de Seguridad Ciudadana. `

La prisión permanente revisable sólo puede imponerse por asesinatos en los que concurra una específica circunstancia agravante. La lista de supuestos es cerrada:

  1. Cuando la víctima sea menor de 16 años o se trate de una persona especialmente vulnerable.
  2. Cuando sea subsiguiente a un delito contra la libertad sexual.
  3. En los asesinatos múltiples.
  4. En los cometidos por miembros de una organización criminal.
  5. Delitos contra la Corona (matar al Rey, o a cualquiera de sus ascendientes o descendientes, o a la Reina consorte, entre otros).
  6. Delitos contra el derecho de gentes (matar o violar la inmunidad personal de un jefe de Estado extranjero o de otra persona internacionalmente protegida por un Tratado).
  7. Delitos de genocidio.
  8. Delitos de lesa humanidad (una variante del genocidio).
  9. Obstrucción de la recuperación del cadáver.

4.- Tiempo en prisión

Supone el cumplimiento íntegro de entre 25 y 35 años, dependiendo del tipo del delito y si la pena es por uno o varios delitos, tras lo cual se revisará. Si no se cumplen determinados requisitos para la libertad, el preso seguirá en prisión. Sin embargo, como la legislación penitenciaria que regula el sistema de cumplimiento de las condenas no ha sido adaptado a esta figura, la "revisión" de la pena se puede producir a los 15 años. Es el tiempo que "con carácter general" está establecido junto con otros requisitos para acceder al tercer grado.

5.- Permisos de salida

El penado puede solicitar permisos de salida ordinarios una vez haya cumplido un mínimo de ocho años de prisión y de doce en el caso de asesinatos terroristas. Como en el resto de delitos, el hecho de que un condenado reúna los requisitos no implica la concesión automática. De hecho, en la práctica los penados con prisión permanente revisable tendrán muy difícil acceder a algún permiso al concurrir variables de riesgo como una larga condena, la alarma social o la gravedad delictiva.

6.- Caso en que ha sido aplicada

En el único caso en que se ha aplicado en España, hasta la fecha, es en el caso de David Oubel, conocido como el parricida de Moraña. En julio de 2017 la Audiencia Provincial de Pontevedra le impuso esta condena tras ser declarado por un jurado (el condenado reconoció los hechos), por unanimidad, culpable del asesinato de sus dos hijas, Candela y Amaia, de 9 y 4 años, a las que mató, usando una sierra radial eléctrica, en julio de 2015.

<p>La <strong>prisión permanente revisable</strong> es la máxima pena privativa de libertad, para delitos especialmente graves, que actualmente contempla el Código Penal.</p>
<h3>1.- Introducción: Partidos políticos y opinión pública</h3>
<p>El Código Penal fue reformado en 2015 con el único respaldo del PP, mientras que la oposición, a excepción de Ciudadanos, exige la derogación de esta reforma. Por este motivo, varios paridos políticos (PSOE, CiU, Izquierda Plural, UPyD, PNV y Grupo Mixto) recurrieron hace más de dos años al Tribunal Constitucional al entender que esta nueva figura vulnera cuatro artículos de la Constitución: la prohibición de penas inhumanas, el principio de proporcionalidad, la prolongación de la pena hasta la muerte del reo y la posibilidad de reinserción. Estos partidos políticos consideran la prisión permanente revisable una especie de cadena perpetua. El Tribunal Constitucional todavía no se ha pronunciado.</p>
<p>La reciente resolución del caso del asesinato de Diana Quer ha reavivado el debate sobre la prisión permanente revisable. Su familia, junto con la de otros menores asesinados brutalmente, como Mari Luz Cortés o Marts del Castillo han conseguido más de 2 millones de apoyos para mantener la prisión permanente revisable.</p>
<h3>2.- Objetivo</h3>
<p>El objetivo de esta pena es impedir que los delincuentes más peligrosos que no han demostrado capacidad de reinserción puedan volver a la sociedad, ya que pondrían en peligro la seguridad de las personas. El condenado solo puede recobrar la libertad si demuestra estar rehabilitado tras una serie de plazos (entre 25 y 35 años) y si previamente ha logrado acceder al tercer grado.</p>
<h3>3.- Regulación y aplicación</h3>
<p>La regulación está desarrollada en varios artículos del Código Pena (art. 32.2.a, 35, 36.1 y 3, 78 bis y 92. Entró en vigor el 1 de julio de 2015 como parte de la Ley de Seguridad Ciudadana. `</p>
<p>La prisión permanente revisable sólo puede imponerse por asesinatos en los que concurra una específica circunstancia agravante. La lista de supuestos es cerrada:</p>
<ol>
<li>Cuando la víctima sea menor de 16 años o se trate de una persona especialmente vulnerable.</li>
<li>Cuando sea subsiguiente a un delito contra la libertad sexual.</li>
<li>En los asesinatos múltiples.</li>
<li>En los cometidos por miembros de una organización criminal.</li>
<li>Delitos contra la Corona (matar al Rey, o a cualquiera de sus ascendientes o descendientes, o a la Reina consorte, entre otros).</li>
<li>Delitos contra el derecho de gentes (matar o violar la inmunidad personal de un jefe de Estado extranjero o de otra persona internacionalmente protegida por un Tratado).</li>
<li>Delitos de genocidio.</li>
<li>Delitos de lesa humanidad (una variante del genocidio).</li>
<li>Obstrucción de la recuperación del cadáver.</li>
</ol>
<h3>4.- Tiempo en prisión</h3>
<p>Supone el cumplimiento íntegro de entre 25 y 35 años, dependiendo del tipo del delito y si la pena es por uno o varios delitos, tras lo cual se revisará. Si no se cumplen determinados requisitos para la libertad, el preso seguirá en prisión. Sin embargo, como la legislación penitenciaria que regula el sistema de cumplimiento de las condenas no ha sido adaptado a esta figura, la

5.- Permisos de salida

El penado puede solicitar permisos de salida ordinarios una vez haya cumplido un mínimo de ocho años de prisión y de doce en el caso de asesinatos terroristas. Como en el resto de delitos, el hecho de que un condenado reúna los requisitos no implica la concesión automática. De hecho, en la práctica los penados con prisión permanente revisable tendrán muy difícil acceder a algún permiso al concurrir variables de riesgo como una larga condena, la alarma social o la gravedad delictiva.

6.- Caso en que ha sido aplicada

En el único caso en que se ha aplicado en España, hasta la fecha, es en el caso de David Oubel, conocido como el parricida de Moraña. En julio de 2017 la Audiencia Provincial de Pontevedra le impuso esta condena tras ser declarado por un jurado (el condenado reconoció los hechos), por unanimidad, culpable del asesinato de sus dos hijas, Candela y Amaia, de 9 y 4 años, a las que mató, usando una sierra radial eléctrica, en julio de 2015.

">